CRÁTER DE LA GRANATILLA – PANTANO ISABEL II


FICHA DE LA RUTA CRÁTER DE LA GRANATILLA – PANTANO ISABEL II

  • Distancia: 11,20 Km.
  • Desnivel: El desnivel de subida acumulado es de unos 300 m, estando el punto más alto a unos 400 m.
  • Duración: 4 horas.
  • Mapa IGN: 1046-1 (Campohermoso)
  • Población más cercana: Níjar
  • Tipo de camino: Sendero, pista y campo a través.
  • Dificultad: Fácil.
  • Información adicional:
Mapa Track (en Wikiloc)
Álbum de fotos (en Google Plus) Predicción del tiempo (Aemet)
Mapa ruta del Embalse de Isabel II - Cráter de la Granatilla

Mapa ruta del Embalse de Isabel II – Cráter de la Granatilla

DESCRIPCIÓN DE LA RUTA CRATER DE LA GRANATILLA – PANTANO ISABEL II

Ruta circular en Níjar que nos permite conocer dos lugares peculiares y espectaculares de Almería:

  • Pantano de Isabel II, construido en el siglo XIX para poder poner en cultivo los campos de Níjar donde ahora se encuentra Campohermoso, pero quedó colmatado por los lodos que arrastraban las aguas de lluvia.
  • Hoyazo de Níjar o Cráter de la Granatilla, que con apariencia de caldera corresponde a los restos de un volcán submarino de hace 6,2 millones de años, ahora casi desmantelado por la erosión y contorneado por un arrecife coralino

Punto de partida

El recorrido se inicia a unos 3 kilómetros de Níjar en la carretera AL-102 Níjar-Lucainena de las Torres en la inmediación del Barranco del Cebollero. Para llegar a este punto tomaremos la salida 481 de la Autovía A-7 para dirigirnos hacia Níjar siguiendo las indicaciones hacia Lucainena hasta tomar la carretera AL-102. El punto de partida está junto a un antiguo mojón que marca el kilómetro 3, según el antiguo kilometraje de la carretera. Existe un anchurón donde pueden aparcar varios coches sin problemas.

Pantano de Isabel II

Comenzamos por un camino que nace en este anchurón y que empieza paralelo a la carretera. Este camino se va separando poco a poco de la carretera y se termina convirtiendo en un sendero que pasa junto a un antiguo aljibe, atraviesa el barranco del Lopón y finalmente bordea el Cerro de la Campana cuya cumbre está a nuestra izquierda. El paisaje es de matorral, abundando el esparto.

Barranco del Lopón

Barranco del Lopón

Seguimos rodeando el Cerro de la Campana mientras vemos a nuestra izquierda sobre un cerro la gran Cortijada de San Ignacio y un poco más adelante, a nuestra altura, el más humilde Cortijo de los Caños.

El sendero empieza a transcurrir por encima de un llano con una vegetación más desarrollada que el resto del paisaje que corresponde a la zona donde debería haber quedado embalsada el agua del Embalse de Isabell II pero que quedó colmatada de tierra. Al fondo vemos el muro al que llegamos en un unos minutos.

El muro es espectacular, tanto por su grosor, como por la diferencia de altura que hay a cada lado. Mientras que una zona la tierra queda a unos pocos metros de la parte superior del muro, al otro lado hay un espectacular desnivel.

v

Muro Embalse Isabel II

El Pantano de Isabel II fue una obra hidráulica de gran envergadura del siglo XIX.  Fue financiado con inversión privada e inaugurado en 1850. Su objetivo era dar servicio a las zonas de regadío que se planearon en el campo de Níjar. El muro es de 35 metros de altitud y 44 de longitud y se situó en la cerrada natural de los Tristanes, con idea de que las aguas de la Rambla del Carrizalejo lo alimentara. Estaba situado además sobre los llanos de Campohermoso, buenas y soleadas tierras pero sin cultivar por la falta de agua. Pero una década más tarde la mitad de su capacidad quedó anegada por los lodos arrastrados por las lluvias.

La vista desde el muro es impresionante, desde nuestra alta posición podemos ver que la rambla queda encajada entre el Cerro del Montano y el Cerro de la Campana y por ella transcurre el canal que llevaba el agua hasta las zonas de regadío.

Rambla del pantano

Rambla del pantano

Cruzamos el muro y subimos por un camino que hay al otro lado y que pasa bajo una pequeña torre de control. Antes de continuar el camino podemos acercarnos a la casa de los ingenieros que realizaron la obra (precaución si se decide entrar ya que se encuentra en muy mal estado) y la torre de control desde donde se pueden contemplar muy buenas vistas tanto del valle de desagüe, como del espectacular muro de la presa y de la zona de embalse.

Canal del pantano de Isabel II

El sendero baja hacia la base del muro, tendremos que ir con precaución porque es un tramo empinado con tierra suelta. Junto a la base pasamos al otro lado de la rambla y empezamos a caminar por el canal que llevaba el agua del embalse hacia los campos.

Canal del Embalse de Isabel II

Canal del Embalse de Isabel II

Se puede caminar cómodamente por el canal, tan solo teniendo en cuenta que puede haber zonas embarradas si ha habido lluvias recientes. Llegamos hasta un túnel de unos 120 metros que deberemos cruzar. No es imprescindible, ya que en todo momento vemos la luz del otro extremo, pero sí recomendable llevar una linterna.

Túnel del canal

Túnel del canal

Saldremos del túnel y durantes unos metros el canal cruza una profunda trinchera. Pasada esta, tendremos que salir del canal por nuestra derecha, aprovechando un montón de piedras que alguien ha puesto. El motivo de no seguir por el canal es que un poco más adelante el canal salva un desnivel mediante un pozo.

Caminamos por un sendero por antiguas terrazas de cultivo hasta que volvemos al canal justo en la base del pozo que nos hubiera impedido continuar y donde el canal es un pequeño acueducto.

Continuamos por el canal por una zona ya más abierta. En este tramo el canal hace un par de descensos más pronunciados en los que ha crecido más la vegetación que llega a ocupar todo el ancho del canal dificultándonos el paso.

Por el canal hacia los Tristanes

Por el canal hacia los Tristanes

Los Tristanes

En el Cortijo de la Haza Blanca, salimos del canal por nuestra izquierda, gracias de nuevo a otro montón de piedras y comenzamos a caminar por una pista que junto al canal nos lleva a los Tristanes, aldea en ruinas prácticamente en su totalidad.

Los Tristanes desde el canal

Los Tristanes desde el canal

Volvemos a entrar al canal y hacemos el último tramo por este ya que en breve vemos que finaliza en una gran balsa que rodeamos mediante un descenso por nuestra derecha, junto a más casas en ruinas.

Balsa donde finaliza el canal

Balsa donde finaliza el canal

Rodeando el Cráter de la Granatilla

Caminamos por una pista de tierra unos metros y giramos a nuestra derecha para ir por un llano campo a través junto a una antigua acequia.  Es un tramo corto ya que nos encontramos una carretera asfaltada y giramos a nuestra derecha.

Abandonamos el aslfalto un poco más adelante, en un cruce nace a nuestra derecha una carretera de tierra que tomaremos durante casi 3 km. Se trata del tramo de menor interés. Con escaso desnivel, esta carretera va junto a la base del Cerro de la Molata, el inicio de los campos de Níjar, con sus numerosos invernaderos. Pasamos junto el cortijo del Algarrobo y continuamos hasta un cruce de caminos con una torre de electricidad, donde giramos a nuestra derecha.

Hoyazo de Níjar o Cráter de la Granatilla

Nos dirigimos a un pasillo entre lo que parecen dos colinas, vamos a entrar al cráter de la Granatilla, también conocido como Hoyazo de Níjar. Lo haremos por una de los dos aperturas que tiene el mismo, por el barranco de la Granatilla que funciona como desague del mismo. El suelo es arenoso y cada vez más rojizo y brillante conforme avanzamos.

Finalmente el pasillo por el que avanzamos se abre, estamos dentro, enmedio de una espectacular gran depresión circular. El Cráter de la Granatilla, con apariencia de caldera, corresponde a los restos de un domo volcánico submarino de hace más de seis millones de años, ahora casi desmantelado por la erosión y contorneado por un arrecife coralino que se desarrolló alrededor del mismo. El volcán se originó a partir de una falla llamada Carboneras, en una zona conocida como la depresión de Almería-Níjar. Para más información podéis consultar una Guía Geológica de Campo donde explica de una manera sencilla cómo se formó.

Cráter de las Granatillas

Cráter de las Granatillas

En el centro hay una puntiguada elevación y también vemos en el otro extremo algunas ruinas y restos de una antigua actividad minera. El suelo está llenos de pequeños granates que dan al suelo un tono rojizo.

Seguimos recto por el sendero, ignorando el camino que a la izquierda abandona el cráter por la otra abertura del cráter y las sendas que a nuestra derecha se internan en el mismo (salvo que queramos dedicar un rato a explorar la zona). El camino comienza a ascender y se termina perdiendo por lo que tenemos que hacer la subida a la parte superior del cráter campo a través.

Subiendo al borde del cráter

Subiendo al borde del cráter

Es el tramo más duro de la ruta, tenemos que subir unos 80 metros de desnivel en una fuerte pendiente, con mucha tierra suelta y abundante matorral que dificultan nuestro avance. Con paciencia y cuidado llegamos al borde del Hoyazo, desde el cual se disfruta de una amplia vista tanto del interior del cráter, pudiendo distinguir su forma circular, como de la llanura que se extiende hacia Cabo de Gata.

Borde del Hoyazo de Níjar

Borde del Hoyazo de Níjar

Caminamos junto al borde hasta que finalmente empezamos a alejarnos de él hacia otro borde, correspondiente a la profunda depresión que ha formado el barranco del Cebollero, aquí con forma de bello meandro.

Barranco del Cebollero

Barranco del Cebollero

Aparece un sendero, complicado de seguir al principio al no estar muy marcado, aunque hay algunas piedras amontanadas cada cierta distancia para facilitar nuestra labor. Llegamos a un collado y el sendero empieza a descender hasta llegar a la carretera donde iniciamos la ruta.

Si te ha interesado esta ruta, con esta explicación puedes hacerla cuando quieras con tu familia o amigos. No olvides imprimir el mapa y descargar el track para tu GPS o móvil. También puedes echar un vistazo a las fotos y para decidir cuándo hacerla, consulta la predicción del tiempo.

Anuncios