RUTA DE LOS MOLINOS DE FIÑANA


FICHA DE LA RUTA DE LOS MOLINOS DE FIÑANA

Distancia: 6,1 km. (12,2 km ida y vuelta)

Desnivel: Partimos de unos 1.000 m de altitud y el máximo estará en 1.250 m.  El desnivel acumulado es de unos 300 m.

Duración: 4 horas.

Mapa IGN: 1028-II La Heredad.

Tipo de ruta: Sendero y pista forestal.

Dificultad: Baja

Información adicional:

Mapa Track (en Wikiloc)
Álbum de fotos (Google Photos) Predicción del tiempo (AEMET)
Mapa Ruta de los Molinos de Fiñana

Mapa Ruta de los Molinos de Fiñana

DESCRIPCIÓN DE LA RUTA DE LOS MOLINOS

Esta ruta nos permitirá recorrer el antiguo camino que comunicaba los molinos harineros, ahora en ruinas, que aprovechaban el cauce del río Nacimiento para moler el grano que se cultivaba en la zona. El recorrido por carretera asfaltada, senderos y pista tiene continuos tramos de subida y bajada por el valle que hace el Río Nacimiento, al que iremos siempre en paralelo, acercándonos a su caudal en un par de ocasiones.

Punto de partida

Para llegar al inicio de este sendero hay que tomar la salida 333 de la Autovía A-92. En las señalizaciones se indica que es la salida para Fiñana y el Parque Natural de Sierra Nevada. Al salir de la autovía hay que tomar la primera salida de la rotonda, hacia el norte, señalizado Fiñana y Abla.  Un corto tramo nos llevará a un cruce con la A-1176, donde giraremos a la izquierda, dirección Fiñana. Estamos en el kilómetro 2 de esta carretera que nos llevará directamente al punto de partida de la ruta.

Este se encuentra un poco más adelante del kilómetro 0 de la carretera A-1176, unos metros pasado el cruce con la carretera ALP-804 (Cruce a Fiñana Oeste). Podremos ver el cartel a nuestra izquierda, en un camino de tierra que sale de la carretera.

Tramo inicial Ruta de los Molinos de Fiñana

Comenzamos por este camino yendo junto a una acequia y entre cultivos de almendros y olivos. En breve llegamos a un cruce con una carretera y la tomamos a nuestra izquierda. Pasamos por debajo de la Autovía A-92 y abandonamos la carretera por el camino que nace a la izquierda para caminar de nuevo junto a la acequia y rodeados de una mezcla de almendros, olivos y vegetación de ribera.

Tramo inicial Ruta de los Molinos

Tramo inicial Ruta de los Molinos

El camino nos lleva directamente a la puerta de una finca, que debemos rodear por la derecha, alejándonos de la acequia y ascendiendo junto a la valla. Esto nos lleva a ganar cierta altura y disfutar de una vista de esta parte del valle que forma el Río Nacimiento, el principal afluente del río Andarax. En esta parte, en el fondo, por donde transcurre el río, poco más que un arroyo en esta zona, hay una línea de frondosa vegetación de ribera, alrededor de la cual hay cultivos arbolados o zonas de matorral.

Hacia el Molino del Nacimiento

Hacia el Molino del Nacimiento

El sendero comienza a descencer y a estrecharse, llegando a puntos en los que hay hacerse camino entre los matorrales. Alcanzamos el Molino del Nacimiento, llegando a una pista cementada donde tiraremos a la derecha (no como se ve en la foto, que nos equivocamos). Cuidado porque la señalización no está clara.

Carretera a la Heredad

La pista asciende y pocos metros más arriba cambio el piso a asfalto.  Caminaremos por esta carretera alrededor de 1,2 km, ignorando la carretera que a unos 600 metros sale a nuestra derecha. La carretera finalmente hace una curva de 90 grados a nuestra izquierda para dirigirse directamente hacia la pedanía de la Heredad pero nosotros en esa curva seguiremos recto por un camino de tierra que sube una fuerte pendiente.

El camino se vuelve a convertir en un sendero que pasa por una era que nos puede servir de magnífico mirador al valle. A nuestra izquierda podemos ver la torre de la Ermita del “Santo Cristo”, en ruinas. A la derecha el valle asciende cada vez más cerrado, con más vegetación de ribera y menos cultivos. Y al fonde se alza el cerro del Jabalí, con un cortafuegos que atraviesa su arbolado y coronado por una pequeña caseta blanca de vigilancia forestal.

Era. Al fondo Cerro del Jabalí.

Era. Al fondo Cerro del Jabalí.

Río Nacimiento

Llegamos a la Cortijada, frente a su puerta pasamos, pudiendo contemplar una antigua máquina de uso agrícola que hace frente al paso del tiempo. Entre un muro y una espesa vegetación llegamos de nuevo a una carretera que comienza a ascender. En el siguiente cruce con otra carretera, descenderemos a nuestra izquierda.

El asfalto desaparece y continuamos por una pista de tierra que desciende poco a poco hasta llevarnos a unos cortijos y finalmente al cauce del Río Nacimiento que cruzaremos por un puente oculto entre la vegetación o pisando por las rocas que sobresalgan del agua. Al menos cuando estuvimos nosotros apenas llevaba agua, ya que la mayor parte es retenida en la Presa del Castañar.

Túnel de vegetación del Río Nacimiento

Túnel de vegetación del Río Nacimiento

Caminaremos junto al río por unos de los parajes con más encantos de la ruta. Cruzaremos un túnel natural formado por espesa vegetación, al que apenas llega el sol a través de los escasos huecos que deja el arbolado.

Río Nacimiento entre vegetación

Río Nacimiento entre vegetación

Tras este espectacular tramo, el camino se aleja del río ascendiendo a nuestra derecha, lo que nos obliga a crucar el cauce por unas piedras y comenzar a subir.

Presa del Castañar

Llegamos a una pista que seguiremos recto, ignorando los caminos que salen a ambos lados. Aparece ante nosotros el muro de la Presa del Castañar. Avanzaremos hacia él, recto en el cruce que hay donde el camino da una curva. Nuestra ruta hace un par de curvas en un fuerte pero corto ascenso que nos lleva a la parte superior de la presa.

Presa del Castañar

Presa del Castañar

La vista es espectacular, en primer plano la presa, a continuación las lomas repletas de pinos y encinas y al fondo las cumbres de Sierra Nevada. Cruzamos por el muro de la presa y llegamos a la Cortijada del Castañar que atravesamos.

Hacia Sierra Nevada

Una pista forestal nos comienza a internar en la parte más profunda del valle del Río Nacimiento, de manera perpendicular a las cumbres de Sierra Nevada que se presentan en el horizonte. El valle es más estrecho y la vegetación de ribera del río se junta con los pinares de las lomas, desapareciendo prácticamente los cultivos.

A nuestra izquierda vemos las ruinas de un gran cortijo. Los pinos empiezan a acompañarnos mientras seguimos por la pista hasta que en un cruce la abandonamos a nuestra izquierda, por un camino que baja y sube para superar una pequeña vaguada y pasar junto a las ruinas del cortijo de Teite.

El camino se hace más agrestre y cruzamos perpendicularmente una rocosa y empinada loma sobre el río. El sendero desciende finalmente hasta una zona llana. Encontramos el cartel que indica que el sendero ha finalizado. A nuestra izquierda nos podemos acercar al río que cruza plácido el abundante arbolado. También un poco más adelante podemos ver los Corrales de Almansa.

Bosque atravesado por Río Nacimiento

Bosque atravesado por Río Nacimiento

Desde este punto podemos regresar por el mismo camino por el que hemos venido o bien continuar por la pista que hay junto a los Corrales de Almansa en dirección al Refugio de la Dehesa de la Yedra, hasta encontrar un cortafuegos por el que descenderemos para encontrarnos con el Río Nacimiento, que cruzaremos para, campo a través alcanzar de nuevo la Ruta de los Molinos. Esta alternativa, para la cual hay un par de tracks en Wikiloc, tiene el aliciente de que evita repetir a la vuelta parte del camino, pero es un poco más larga.

Aquí te hemos explicado la ruta para que las puedas hacer por tu cuenta con tus amigos y familia. Si es asi, no olvides llevarte el mapa, echar un vistazo a las fotos, descargar el Track y consultar la predicción del tiempo.