10 senderos por Almería en otoño

Los colores del otoño nos evocan parajes de bosque del norte, pero también en Almería podemos disfrutar de estos paisajes de árboles de hoja caduca que en esta época toman tonos amarillos, naranjas y marrones. Disfruta de los colores del otoño en Almería con estos 10 senderos:

Valle de La Ragua

Acequia castañar de Paterna

Barranco de las Morcillas

Alameda del río Andarax

Valle del Andarax

Viejo puente sobre arroyo Palancón

Iglesia de Las Menas

Arroyo de Ubeire

 

 

 

 

 

 

 

 

Cortijo El Toril Bajo

Pinar de la Muela y Hoya de Taibena

En el Parque Natural de la Sierra de María – Los Vélez, junto al límite entre las regiones de Almería y Murcia, se encuentran el Pinar de la Muela y la Hoya de Taibena. Un rincón desconocido para muchos y que no dejará de sorprenderos si recorréis esta fácil ruta apta para casi todos los públicos.

Tras cruzar el exuberante Pinar de la Muela, en la zona de umbría de la Sierra del Gigante, se pasa a la Hoya de Taibena, un estrecho valle plano dedicado al cultivo de cereales y almendros encajado entre la Sierra Larga y la Sierra del Gigante.

Ver descripción del sendero del Pinar de la Muela y Hoya de Taibena

Recuerda que nos puedes seguir por Twitter, Facebook e Instagram.

Cortijo del Moral y Hoya de Taibena

Cortijo del Moral y Hoya de Taibena

Barriada de Alcora – Cerrón

Desde la Barriada de Alcora, a pocos kilómetros de Canjáyar, recorremos la elevación del Cerrón, en la Sierra de Gádor. Se trata de una zona poblada por un espeso pinar que cruzaremos por antiguos caminos mineros.

Nos esperan varias sorpresas como un arco de roca o espectaculares vistas del Valle del Andarax, con los pueblos de la Alpujarra almeriense salpicando las faldas de Sierra Nevada.

Ver descripción de la ruta Barriada de Alcora – Cerrón

Recuerda que nos puedes seguir por Twitter, Facebook e Instagram.

Arco de roca en Barranco de la Talilla

Arco de roca en Barranco de la Talilla

Torre de Alhabia (SL-A 46)

Ya solo una visita a la pequeña pero llena de encanto población de Alcudia de Monteagud, en la Sierra de los Filabres ya vale la pena. Su era es la más grande la provincia de Almería, tiene un mirador con unas vistas increíbles y una plaza mayor y callejuelas con mucho encanto.

Pero si además recorremos el sendero de algo más de tres kilómetros que entre almendros nos lleva a la Torre de Alhabia redondeamos el día. Por el camino contemplaremos el paisaje que rodea  la población vecina de Benitagla con el Cerro de Monteagud al fondo, para más adelante tener vistas de la cuerda de la Sierra de los Filabres por la cara norte, así como de Tahal y la Tetica de Bacares.

Ver descripción del sendero Torre de Alhabia (SL-A 46)

Recuerda que nos puedes seguir por Twitter, Facebook e Instagram.

Torre de Alhabia. Al fondo, Benitagla

Torre de Alhabia. Al fondo, Benitagla

Barranco del Tartell

El Barranco del Tartell está muy cerca de muchos de vosotros que no os vais a creer que en Vícar, junto al mar de plástico, se encuentre este valle de la Sierra de Gádor cubierto por un espeso pinar donde reina el espectacular Peñón de Bernal.

Ver descripción de la ruta por el Barranco del Tartell

Recuerda que nos puedes seguir por Twitter y Facebook.

Barranco del Tartell

Barranco del Tartell

Subida al Cerro Majano

El Cerro Majano es una elevación en la Sierra de Gádor cercana a la ciudad de Almería. Esta colina con unos 370 metros de altitud ofrece vistas casi aéreas de la ciudad y del golfo de Almería con Cabo de Gata de fondo. Aunque la ruta no es muy larga hay tramos con una buena pendiente que pueden hacerse duros. Pero el esfuerzo merece la pena.

Ver descripción de la subida al Cerro Majano

Recuerda que nos puedes seguir por Twitter y Facebook.

Almería desde la cumbre del Cerro Majano

Almería desde la cumbre del Cerro Majano

El Carrascal (PR-A 362)

Partiendo de Bacares nos iremos internando en una de las zonas más agrestres de la Sierra de los Filabres. Empezando por cultivos, principalmente de almendros, y siempre bajo la mirada de la Tetica de Bacares, el paisaje irá cambiando para hacerse cada vez más salvaje hasta llegar al Toril Bajo, uno de los rincones más bellos y recónditos de esta zona.

Se trata de una ruta ideal para el otoño, por el arbolado de ribera que encontraremos en diversos puntos con sus tonos amarillos y naranjas, aunque febrero puede ser también una buena alternativa por la floración de los almendros, muy abundantes al inicio y fin de la ruta.

Ver descripción de la ruta de El Carrascal (PR-A 362)

Recuerda que nos puedes seguir por Twitter y Facebook.

Cortijo El Toril Bajo

Cortijo El Toril Bajo